JESUCRISTO, ¿QUIÉN FUE? Ver más grande

JESUCRISTO, ¿QUIÉN FUE?

Nuevo

PRÓXIMA PUBLICACIÓN

ESTE LIBRO SE ENCUENTRA EN MAQUETACIÓN - PREIMPRESIÓN
ESTARÁ DISPONIBLE EN ABRIL
PERDONE LAS MOLESTIAS

Más detalles

Este producto ya no se encuentra disponible

0,00 €

Más información

El cristianismo, igual que otras religiones, enseguida le dio demasiada importancia a los templos o lugares para la oración, olvidándose de lo que Jesús había dicho: “Vosotros cuando oréis, entrad en vuestro aposento, y cerrada la puerta, orad a vuestro Padre que está allí en lo secreto, y vuestro Padre, que ve lo secreto, os escuchará. Y al orar no digáis muchas palabras, como los gentiles que creen que por su palabrería serán escuchados. No seáis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de que se lo pidáis”. (Mt 6:5-7). En ningún momento habla de lugares específicos, y menos aún, suntuosos, para orar. Más bien ve la oración como algo privado e íntimo. Y hasta parece que apunta a los aburridos rezos repetitivos que tantas personas malamente identifican con el auténtico orar y hacia los que, lógicamente, no sienten ninguna simpatía.